Las Torres Gemelas

LAS TORRES GEMELAS DESDE LA PSICOTRAUMATOLOGÍA Y LA DINÁMICA GRUPAL

POR DR. GREGORIO ARMAÑANZAS ROS

Es bien sabido que los profesionales no podemos abordar los problemas de forma profesional si nos encontramos implicados intensamente en el problema.

Permitidme al respecto una anécdota.

Hace unas semanas me reuní con un grupo de psicoterapeutas en una bonita ciudad del norte. El tema era obligado: las torres gemelas. Aludí a él comentando algo acerca de las emociones que se mueven en el macrogrupo musulmán y las que se mueven en el macrogrupo occidental. Con todo esto un compañero respondió rápidamente:

“Yo he vivido allí, no me hables de historias, eso es una burrada”.

Luego en el café me comentó que un conocido suyo había perdido a una hija. Él la vio en una ocasión hace muchos años cuando era una niña.

En aquella fecha las ruinas humeaban y el triste polvo gris cubría Manhatan. Comprobé que ese triste polvo gris había llegado muy lejos, había llegado hasta mi compañero en España y tal vez hasta a mí.

Espero que lo que me ha impregnado sea suficiente para estimularme en la redacción de este artículo. Y también lo suficientemente poco como para poder ver con claridad.

La tragedia de las Torres Gemelas se ha producido en una aldea en la que todos nosotros vivimos: la aldea global. Esto nos ha cambiado la visión del mundo.

Entiendo que todo el mundo que está conectado a los medios de comunicación ha cambiado el 11 de Septiembre en estos elementos. Los que trabajamos en terapia sabemos lo importante que es la confianza. Es una planta delicada que crece en invernaderos con mucho tiempo y abono cuidadoso.

El mundo ha perdido confianza. La confianza que se ganó con la caída del muro de Berlín, o con la caída de Milosevich, puede haberse perdido.

Parece que necesitamos un dualismo. Antes era capitalismo / comunismo. Hace tiempo que se venía fraguando el que hoy es más claro: mundo occidental / mundo musulmán.

Este traumatismo nos impulsa a revisar y profundizar en algunos conceptos de psicotraumatología y de la dinámica grupal. Apunto en este artículo a algunos de ellos.

Los estereotipos

Inherente a esta tragedia es el florecimiento de los estereotipos. Algunos elementos que caracterizan a este fenómeno:

-. Cuanto mayor es la distancia que nos separa a una persona o grupo, mayor es el peligro de crear estereotipos.

-. Tendemos a hacer una imagen estereotipada de la persona en el primer segundo del encuentro. Se basa en la apariencia y en datos relacionados con el habla.

-. Los estereotipos se comparten en los grupos de pertenencia. Compartir un estereotipo suele ser un elemento de cohesión e identidad del grupo.

-. El estereotipo que comparte un grupo está influido por los intereses del grupo.

-. El estereotipo hace una previsión de la conducta que se puede esperar de la persona o grupo estereotipado.

-. La persona o grupo estereotipado puede tratar de encajar en el estereotipo para ser aceptada.

-. El estereotipo es absolutamente atractivo por lo simplificador de la realidad. Da una simple calificación en positivo o negativo de la persona o grupo.

-. Los estereotipos no sólo crean clichés en sentido negativo. También crean clichés en sentido positivo que hay que saber desmontar.

Cuando el conflicto alcanza cierta intensidad, la relación entre las personas de ambos grupos se guía por dos reglas (Volkan V. 2.000):

1-. Mantener la identidad del propio grupo separada de la del enemigo.

2-. Mantener la frontera psicológica entra ambos grupos a cualquier precio.

Se proyectan en el otro todos los aspectos propios no deseados y se le deshumaniza.

Todo lo que rompe esto genera mucha ansiedad. La separación puede durar años tras el final del conflicto. Se hace lo que sea para mantener la absoluta diferenciación que protege la identidad del grupo.

El pensamiento gregario

Otra conceptualización que nos puede ayudar a entender esta crisis es lo que Irving Janis acuñó en 1972 como “groupthink” y yo traduzco como pensamiento gregario. Algunos autores la traducen como pensamiento grupal. Tengo en mucha estima el pensamiento grupal que puede ser muy rico y creativo. Por ello, yo lo considero como una variedad de este y lo llamo pensamiento gregario.

Janis lo define como “un patrón colectivo de evitación defensiva, falta de vigilancia, injustificado optimismo, pensamiento propagandístico, supresión de defectos preocupantes y confianza en racionalizaciones compartidas”.

Es más frecuente en grupos que se encuentran bajo situaciones de presión o estrés. La fuerza que origina este comportamiento grupal es la necesidad de autoestima de sus miembros. Cuanto mayor es la amenaza a la autoestima mayor es la tendencia al pensamiento gregario a expensas del pensamiento crítico. Esto se debe a que los grupos muy cohesivos aportan una seguridad a sus miembros que reduce su ansiedad y estimula sentimientos positivos en relación a ellos mismos y a su valía.

Podemos resumirlo en los siguientes puntos:

1-              En circunstancias de crisis extrema los grupos no entran en pánico sino que realizan actos violentos contra un chivo expiatorio.

2-              El pensamiento gregario se asocia con sentimientos de invulnerabilidad de forma que los miembros se sienten eufóricos en cuanto a sus capacidades y expresan su admiración ilimitada hacia su líder.

3-              El pensamiento gregario lleva  a hacer racionalizaciones, es decir, explicaciones de conductas (de otra forma inaceptables éticamente) basadas en estereotipos y en elementos ideológicos.

4-              El pensamiento gregario puede tomar la forma de disociación en la que sus miembros no ven la consecuencias de sus actos aunque violen sus principios mas respetados. Puede suponer violencia, guerras, etc.

Estos conceptos se aplican en diferentes formas a ambos bandos de la contienda que se está dando.

Identidad y dependencia

¡Qué paradoja, torres gemelas!. Me evoca la estrecha vinculación que hay entre agresor y agredido en muchas ocasiones. En las parejas donde surge la violencia doméstica suele haber una relación de mucha dependencia . ¿No estaremos creando mundos de enormes dependencias económicas?.

Pudieran ser esas dos torres gemelas un enorme símbolo de dependencia que se quiere destruir.

Los contendientes si no dependían antes, acaban dependiendo el uno del otro. Estructuran sus identidades por contraposición a la identidad del otro. Necesitan del otro para saber quienes son ellos.

En temas de violencia siempre llego a la cuestión de la identidad: la necesidad de identidad de los grupos en este mundo cada vez más homogéneo, la negación de la identidad personal en identidades futbolísticas, nacionales, profesionales, etc.

Este conflicto nos esta presionando a una identidad: musulmanes u occidentales. Y al estereotipo correspondiente.

Tengo que citar aquí a Vamik Volkan (2000) y su concepto de trauma elegido (“chosen trauma”). Es ese acontecimiento traumático que se mantiene en la memoria del grupo: “…Puede convertirse en un importante marcador de identidad de los grupos afectados. Años, incluso siglos mas tarde cuando el grupo confronta un nuevo conflicto con nuevos enemigos reactiva el trauma elegido con el objetivo de consolidar y construir la identidad amenazada del grupo”.

Esta muy claro que hemos sido testigos del nacimiento de un trauma que será usado como trauma elegido durante muchos años.

Transmisión generacional

Varias generaciones de personas cercanas a las víctimas van a sufrir las consecuencias de las muertes en la torres gemelas y de las muertes que se están produciendo en Afganistán.

Shatan, Ch. (2.001) nos habla de la pérdida de la confianza humana por parte de las víctimas. Comenta como en el caso de los desastres naturales no existe intención humana de dañar y que por ello el daño psicológico es menor que en catástrofes como la presente.

Ancharoff M. (1.998) nos dice que el trauma amenaza tres supuestos básicos de la vida:

-. El mundo es benevolente.

-. El mundo tiene significado.

-. El yo tiene un valor.

En base a esto establece la hipótesis de que la transmisión intergeneracional del trauma depende de:

-. El grado en que los supuestos básicos han sido alterados.

-. El grado en que los padres han integrado el acontecimiento traumático y restaurado el sentido de la vida.

-. El número y frecuencia de los acontecimientos que pueden disparar la reexperimentación del trauma.

Shützenberger A. (2000) utiliza dos términos diferentes para esta transmisión:

-. Transmisión intergeneracional. Se refiere a los elementos conscientes que se transmiten.

-. Transmisión transgeneracional. Referida a los elementos inconscientes. En este mismo sentido habla Vamik Volkan cuando usa el término de gen psicológico: como todo gen transmite silenciosamente el trauma vivido a la siguiente generación.

Tras el acontecimiento violento los hijos quedan cargados con varias tareas: “mantener vivo el trauma de los padres, hacer el duelo por la pérdida y devolver la humillación o tomar venganza”.

Las circunstancias sociopolíticas pueden hacer que una generación pueda hacer el duelo, otra tomar venganza, etc.

Parece que en este caso la venganza esta siendo inmediata. El primer título de la operación en Afganistán, Justicia Infinita, yo lo titulé para mí, venganza infinita.

Es bien sabido como los sentimientos de duelo y tristeza y los de ira y rabia, se pueden intercambiar. Vivir uno de ellos nos puede proteger de vivir el otro. La rabia de la venganza puede evitar el dolor y la impotencia del duelo de la pérdida. Avanzo la hipótesis de que la respuesta violenta en Estados Unidos podría estar impidiendo elaborar en profundidad el duelo por la pérdida.

Soy consciente de estar haciendo una traspolación de un concepto que veo en el plano psicológico (en psicoterapia) a un plano sociológico.

Como profesionales tenemos la responsabilidad de ver y devolver a la sociedad las dinámicas emocionales subyacentes a estas y otras catástrofes.

Espero que estas ideas brevemente expuestas sean un estímulo para la reflexión y el trabajo en este sentido.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 ANCHAROFF M. ET AL: in Danieli Yael (ed), “International Handbook of Multigenerational legacies of Trauma”. Plenium Press. New York 1998.

DANIELI, YAEL: “As survivors Age: Part 1”. NCP Clinical Quarterly (1): Winter 1994.

DANIELI, YAEL: “As survivors Age: Part 2”. NCP Clinical Quarterly (1): Winter 1994.

DANIELI, YAEL: “International Handbook of Multigenerational legacies of Trauma”. Plenium Press. New York 1998.

IRVING L. JANIS: “Victims of groupthink”. Haughton Mifflin Boston 1972.

SHATAN F. CHAIN: entrevista en el Boletín nº0 de la Sociedad Española de Psicotraumatología y Estrés Traumático. Madrid, Enero 2.001.

VOLKAN, VAMIK. V: “Traumatized societies and Psychological care: Expanding the concept of Preventive Medicine”. Mind and Human Interaction. Volume 11 Number 3. 2000.


* Dr. Gregorio Armañanzas Ros, Psiquiatra. C/ Esquiroz 4 1ºB 31007 Pamplona. E-mail: gar@gogestion.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s