A propósito de unas declaraciones de Javier Urra

A todo buen escribano se le escapa un borrón. A ti, Javier, no se te ha escapado un borrón, a ti se te ha caído el tintero entero, dejando la cuartilla negra.

Hablas de invitar a considerar a violadores y paidófilos la posibilidad del suicidio en base a que van a reincidir y como una salida ética. Ante dicha declaración, se me agolpan las ideas y me va a costar trabajo ordenarlas, pero el tema lo merece.

Te has erigido en juez. No sé si incluso hasta en verdugo. Espero que no estés hablando como psicólogo. En mi vida profesional me ha tocado conocer a colegas que no creían en su trabajo. No me ha tocado conocer, pero he tenido noticias de profesionales de la salud que actúan de verdugos para acortar el sufrimiento de personas en situación terminal. Sé que el trabajo de psicoterapeuta, si no se encaja bien, puede generar el síndrome del trabajador quemado y llevar a actitudes, hacia la persona con problemas, de una profunda despersonalización, a tratarla como un objeto al perder la empatía hacia su estado. La empatía imprescindible para ayudar a los que no disfrutan de una vida que todos merecemos disfrutar. Esa empatía puede generar tanto dolor en estos colegas, que deciden acabar con la fuente de ese sufrimiento: sus pacientes. Son esos sanitarios que salen en las noticias como asesinos de enfermos terminales.

Sé que estas personas nos confrontan con nuestras limitaciones como psicoterapeutas.

Con tus declaraciones, supongo que no conscientemente, ennegreces la cuartilla entera. Primero dices que por un diagnóstico, su destino está marcado. No te culpo solo a ti de ello. Es muy general entre profesionales ver un diagnóstico en vez de una persona. Eso ya es una despersonalización. En mis treinta años de psicoterapeuta no me he encontrado a dos personas parecidas. Todas son, somos, diferentes en la forma de construirnos por dentro, con los elementos que la vida y nuestros seres próximos nos han dado. Todas somos diferentes en la forma de abordar los desafíos que la vida nos presenta. Todas tienen, tenemos, ritmos diferentes de encontrar los recursos personales para salir del sufrimiento (y eso es lo que hace maravilloso mi trabajo). Todo ello, naturalmente, si nos acercamos lo suficiente a sus vidas y su mundo. Porque si adoptamos una visión telescópica, veremos bonitas galaxias en la noche pero no las vidas de otros planetas. Yo, para ayudar a violadores y paidófilos, tengo que encontrar a mi violador o paidófilo interno. De esa forma los podré acompañar por la misma senda por la que ellos están caminando.

Con lo que dices, estás invitando al suicidio. Pero aunque no lo hubieras dicho, si solo lo hubieras pensado, también harías mucho daño a esas personas acercándote a ellas. La comunicación, como supongo que ambos sabemos, es mucho más que lo verbal. Espero que no estés trabajando con personas con estos problemas. Tu actitud les estaría haciendo perder la esperanza en una vida mejor. Primun not nocere (Primero, no hacer daño) reza la máxima deontológica médica.

Dentro de todo esto hay una cosa que te tengo que agradecer. Has llevado tan al extremo la condena de los violadores que eso nos va a dar la ocasión de hablar de ello en los medios de comunicación, de tratar de entenderlos emocionalmente. La línea entre la comprensión empática y la condena y el rechazo, se puede cruzar muy fácilmente en estos casos por parte de los psicólogos, psiquiatras y psicoterapeutas. Y si la cruzamos, ya no estamos actuando como profesionales que pueden ayudar a estos enfermos. Como ciudadanos, condenamos esos hechos terribles que dejan huellas emocionales que perduran en silencio muchos años en las víctimas. Pero como psicoterapeutas nos metemos en el mundo del violador para entender desde dónde se hacen esas cosas. Sí, hay que descender a los infiernos para ayudar a salir de ellos. Igualmente con los asesinos, cuneteros de la Guerra Civil, etcétera. Aunque no esté de moda ni venda mucho.

Tu declaración tal vez ayude a tratar de acercar al gran público que hay mundos internos tan arrasados que ya están muertos sin estarlo. Lo que necesitan es una luz para ayudarles a salir de la muerte en la que ya viven.

 

http://www.noticiasdenavarra.com/2014/08/22/opinion/tribunas/violacion-paidofilia-e-invitacion-al-suicidio

Anuncios

Comentarios en: "Violación, paidofilia e invitación al suicidio" (1)

  1. […] Violación, paidofilia e invitación al suicidio. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s