Libros

El Atrapasueños

  • Autor: Gregorio Armañanzas Ros.
  • Fecha de publicación: agosto de 2009.

vida-unsabio-imagenes

No es fácil profundizar en el alma y las motivaciones de las personas que ejercen el terrorismo. Ni resulta fácil entender la existencia, a lo largo de la historia, de la violencia, esa maldición de la que no podemos librarnos.

Jerusalén -una ciudad que simboliza mejor que ninguna otra el problema de la violencia y el terrorismo- es el escenario en el que se desarrolla esta novela que intenta mostrar algunas de las raíces de dicha violencia y entender la razón de ser del comportamiento terrorista.

Fantasmas de Nuestra Guerra.

  • Autor: Gregorio Armañanzas Ros.
  • Fecha de publicación: mayo de 2015.
  • Presentado por todo el país. Ver más información de presentaciones aquí.

portadaFantasmas que atraviesan las paredes del tiempo, de generación en generación, con heridas abiertas, buscando que alguien finalmente las restañe, para poder finalmente descansar en paz. Esta novela aborda el drama de la guerra civil y de miles de pequeñas guerras civiles, historias personales (una por cada víctima y verdugo) que provocó cuando la contienda terminó y se impuso un silencio que duró medio siglo, pero bajo el cual palpitaban el dolor, los remordimientos, los recuerdos…

Gregorio Armañanzas enfrenta la historia, en Estella,  de un asesinato político durante la guerra civil española y lo hace desde diferentes puntos de vista: la víctima y sus familiares, sí, pero también los asesinos y los suyos, y los hijos y los nietos de ambos. A todos ellos los seguimos en sus vidas cotidianas (cuando comen, cuando hacen footing, cuando juegan…), acompañados siempre de esos fantasmas de la guerra civil, que en algunos casos invaden con su presencia todo, pero en otros son solo un aire frío que queda al pasar: secretos familiares, mentiras, recuerdos difusos que con el tiempo cobran sentido… Diferentes piezas de un puzle, de una novela coral y llena de voces (desde la inocencia y la imaginación infantil a la memoria desgarrada por la impotencia o el arrepentimiento de los más mayores), que busca curar esas heridas todavía abiertas metiendo con valentía el dedo en su llaga.

Patxi Irurzun

Compra en Ediciones Eunate haciendo click AQUÍ.

Compra en formato digital haciendo click AQUÍ.

Relaciones tóxicas: acoso, malos tratos y mobbing.

  • Autor: Gregorio Armañanzas Ros.
  • Fecha de publicación: noviembre de 2013.
  • Presentado el jueves 10 de abril de 2014 a las 19.30 en el Civicán (Avda. Pío XII 2 bis, planta baja – 31008 Pamplona)

PortadaLa originalidad del texto radica en el estudio que hace el autor de la relación que vincula a acosados y acosadores. Aporta información para entender estas relaciones que califica de “tóxicas”, también para librarse de ellas o para hacerlas sanas.
Utiliza un lenguaje sencillo, introduce relatos para acercar conceptos de la psicología profunda que ayuden a responder a preguntas sobre el tema, como, ¿por qué los acosados tras romper una relación de ese tipo suelen volver a establecer nuevas relaciones en las que también sufren acoso? ¿Qué les hace soportar estas conductas en silencio?, ¿por qué los que sufren el acoso tardan tanto tiempo en ser conscientes de ello?, ¿por qué la víctima vive en silencio estas conductas durante mucho tiempo?
Tras la lectura del texto, el lector dispondrá de  herramientas para desentrañar la complejidad de las relaciones tóxicas más allá de los estereotipos habituales.

Lo que opina su autor:

Compra en Ediciones Eunate haciendo click AQUÍ.

Compra en formato digital haciendo click AQUÍ.

PRESENTACIÓN LIBRO:

“RELACIONES TÓXICAS: ACOSO, MALOS TRATOS Y MOBBING”.

foto_1415

Gracias por estar aquí a todos amigos, futuros amigos y futuros lectores. Cuando un escritor habla a alguien que en el futuro le estará leyendo, es un diálogo en dos fases a diferencia del habitual en que el que habla y el que escucha se encuentran.

Es tal vez en este tipo de actos una de las pocas ocasiones en que escritor y lector se encuentran. Por ello no quiero desaprovechar esta ocasión con una conferencia en la que solo hablemos desde aquí. Quiero que sea un diálogo circular entre todos. Todos tenemos mucho que aportar y todos mucho que aprovechar. Rompamos la habitual estructura de los que respondemos y los que preguntamos.

Yo he escrito este libro para lectores no profesionales y me he sorprendido de la buena acogida por parte de lectores profesionales.

Lo he escrito para matizar la simplificación con que en los medios de comunicación se hace de estos temas de acoso, malos tratos, mobbing y bullying. El estereotipo es que hay un agente el agresor y un receptor pasivo de la agresión, la víctima. Evidentemente eso es también así, es verdad y hay muchos casos en que es solo eso.

Pero hay también muchas situaciones en las que hay un elemento muy importante que no se aborda: la relación entre ambos.

Dedico mi libro a esas situaciones de malos tratos en las cuales hay una relación de tiempo entre ambos, no a las de: “Pasaba por aquí…”

Todos los profesionales cuando vemos este tema en los medios de comunicación sabemos que la cosa es más compleja pero no se habla.

La buena noticia es que la víctima puede hacer cosas para librarse de las relaciones de acoso, la mala noticia es que tiene “cierta” responsabilidad.

Como psicoterapeuta hay dos cosas que debo cuidar: la empatía y ayudar a los clientes a desarrollar sus recursos. Por ello no puedo dejar de tratar de encontrar la conexión empática con los acosadores, ni de ayudar a las víctimas a salir del rol de víctima pasiva y encontrar sus recursos para salir de las situaciones.

El gran problema que tenemos los profesionales es ayudar a las víctimas de relaciones tóxicas a ver esa responsabilidad sin que se sientan culpables. En ese caso entraríamos a adoptar el rol de agresor ante una persona que fácilmente se coloca en el de víctima.

Caminamos por una senda muy estrecha. Yo hoy aquí camino por una senda muy estrecha pero importante para ayudar a las víctimas a encontrar los recursos para salir de ahí. Hay una tendencia en muchas personas particularmente las que han vivido situaciones traumáticas en sus primeros años, a colocarse en las relaciones en uno de los dos roles: agresor o víctima, y a ver la realidad en esos términos. Muchos acosadores han sido maltratados en la infancia. Han oscilado de un rol a otro.

La cosa es algo más compleja que esos dos roles. Suele ser un triángulo en el que además de agresor y víctima, hay un tercer elemento. Este tercer elemento según autores, puede ser el rol de salvador, el rol de figura de autoridad que no interviene, o el rol de testigo silencioso.

En el rol de salvador tenemos la figura del alma caritativa que quiere salvar a la víctima de su desgracia complementando así el rol de víctima y su mensaje de que no tiene ningún recurso. El salvador adopta el rol de tenerlos para ella y se quema pronto. En las profesiones de ayuda psicologos o psiquiatras, solemos empezar adoptando ese rol.

Como ejemplo del rol de autoridad que no interviene podemos tener el de un profesor que ve el bullying en una clase, el acoso entre alumnos y decide que ese no es su asunto. O más sutil: decide que su tarea es solo dar su materia.

Como ejemplo de testigo silencioso, tenemos el trauma que recibe el niño que silenciosamente presencia la violencia de sus progenitores.

No todo lo que digo está en el libro. Los libros son como los hijos: te gustaría volver a crearlos y criarlos más tarde, cuando sabes más.

Con este libro he tratado de responder a preguntas que están en el aire:

¿Por qué los acosados retiran las demandas o las medidas de alejamiento frecuentemente?

¿Qué les hace soportar estas conductas en silencio?

¿Por qué tardan tanto tiempo en ser conscientes de lo que están sufriendo?

Si abordamos la relación, lo que pasa en ella, podremos entender algo.

Son relaciones regidas por el miedo. Pero es un miedo del cual no se es consciente hasta que ha pasado mucho tiempo. El miedo es un sentimiento que se mimetiza, se camufla y pasa desapercibido. Podemos aplicar aquí el síndrome de Estocolmo, en el cual el acosado para salir de la indefensión se identifica con el que tiene el poder: el maltratador.

Utilizar el miedo puede ser un recurso fácil para el acosador. Puede ser una tentación irresistible ante personas que son proclives a sentirlo y a dejarse influir por él. Toda relación, todo encuentro, tiene algo de aventura, de impredecible. Si generamos miedo en el otro ejercemos un control, la hacemos predecible. Sabemos cómo va a discurrir el encuentro.

Para entender estas relaciones tenemos que hablar de sentimientos de vergüenza y culpa en la víctima. Tenemos que hablar de rechazo de la propia agresividad en la víctima. La agresividad es un recurso sano, un sentimiento necesario para autoafirmarnos y hacernos sitio en la vida y en las relaciones. A veces las personas en rol de víctima no diferencian bien la agresividad de la violencia. Pueden temer que toda autoafirmación sea violencia. Puede preferir ver esa agresividad o violencia en el otro antes que asumir y expresar la propia agresividad.

He dedicado un capítulo al tema que título: Dr. Jekyll y Mr. Hide. El Dr. Jekyll está aterrorizado por la violencia de Mr. Hide, su propia parte agresiva que como no la ha aceptado sale violentamente en forma de un cambio brusco de personalidad. Tenemos aquí los dos roles acosador y acosado, dentro de la misma persona.

Muchas de las cosas que hay escritas en el libro, ya las sabéis. Y eso es estupendo porque un libro de este tipo tiene sentido porque ayuda a entender las cosas que ya sabemos y que hemos vivido. Ayuda a ordenar y comprender más el puzle de nuestras experiencias. Además muchas veces el ver fuera las cosas, contadas por otro, nos hace creer y aceptar por fin las intuiciones que todavía no acabábamos de aceptar. Si eso ocurre se habrá cumplido mi objetivo.

Un estudio reciente de Oliveira Costa, Liliana Fortunato e Inés Gandolfo realizado en Brasil con tres adolescentes abusadores de niños mostró cómo querían ser miembros activos y no objetos pasivos en su relación con una madre dominante.

Los perpetradores tienen su historia que les ha llevado a ello. Eso no quiere decir que se deban librar de la justicia. Son seres humanos y no demonios impersonales. El estereotipo que puede estar circulando es el de demonios y ángeles, para los agresores y las víctimas. Frecuentemente he visto cómo el agresor es más frágil que la víctima. En algunas relaciones es la víctima la que viendo la tragedia del agresor decide dejar que le vampirice porque no puede soportar ver su tragedia y no intervenir. Es el rol de salvador del que hablábamos antes.

Puesto en lo laboral muchas relaciones de socios acaban en una situación en la que el más incapaz acosa al que tiene más recursos. Y éste, de alguna forma, decide pagar por el éxito soportando el maltrato.

Goyo Armañanzas Ros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s